Tag: Branding

Hace décadas, ya había empresas que recogían y analizaban datos para poder obtener perspectivas y descubrir tendencias de los consumidores. Para ello, plasmaban los números en hojas de cálculo y los examinaban manualmente. Hoy en día, el análisis de datos se realiza mediante sistemas de software sofisticados. Esto permite estudiar una mayor cantidad de datos, reduciendo el tiempo que se invierte en ello y, por tanto, posibilitando a las empresas a tomar decisiones de manera más rápida y eficaz, lo que ayuda al negocio a seguir siendo competitivo en el mercado.

A pesar de esto, muchos son los que siguen asociando aún el Big Data a las empresas de nuevas tecnologías, creyendo que sus aplicaciones no pueden salir de ese mercado.

Ejemplos de implementación de Big Data en grandes marcas

Actualmente, debido a la cantidades dispositivos que nos rodean, estamos constantemente en contacto con grandes cantidades de datos. Este hecho, ha provocado que los grandes casos de éxito de la aplicación del Big Data vengan de la mano de compañías que no tienen nada que ver con el mercado de las nuevas tecnologías. El Big Data y la Inteligencia Artificial son dos conceptos que suelen ir ligados, a continuación os exponemos 4 ejemplos de grandes marcas que los han implementado en sus estrategias de marketing:

  1. Netflix

Esta plataforma utiliza los datos en su gran mayoría para recomendar contenido a sus consumidores, pero también para poder averiguar qué series producir y a qué figuras del mundillo debe fichar. La serie original de Netflix “House of Cards”, ha sido la primera en alcanzar el éxito gracias al análisis previo de grandes conjuntos de datos. A la plataforma, le llevó alrededor de seis años recopilar todos los datos que creían necesarios para realizar una serie que tuviese una gran acogida entre el público. Emplearon dichos datos a cerca de los hábitos de los espectadores para diseñar un contenido que combinara creatividad y Big Data. Esto, ha conseguido demostrar la gran importancia del estudio de los hábitos de los consumidores a la hora de generar productos, contenidos y servicios.

  1. Nike

Uno de los mayores ejemplos de implementación del Big Data a nivel deportivo. Nike, mediante su plataforma Nike+, captura día a día una elevada cantidad de datos que hacen referencia a distintas características de su usuarios. Esto, le permite poder determinar aspectos como el potencial que posee para la marca ese cliente, cuando tendrá este la necesidad de adquirir nuevo producto en función de la actividad física que realiza o cuáles son sus intereses en ámbitos relacionados con el deporte, dándole la posibilidad de mostrarle a los usuarios una oferta de productos y servicios personalizada.

Para recoger los datos, ha desarrollado una serie de dispositivos wearables, los cuales vende a los usuarios como productos complementarios que mejoran su rendimiento físico. Esta tecnología, está interactuando de forma continua con el usuario y las aplicaciones pertinentes, lo que facilita la recopilación de datos y produce una aceleración de todo el proceso.

  1. Zara

Ya en la década de 1980, fue pionera en un concepto de moda conocido como fast-fashion: desarrolló un método de rápida reacción a las cambiantes tendencias de moda, empleando cadenas de suministros basadas en el abastecimiento cerca de la sede para poder acelerar los plazos de entrega.

Pero los nuevos competidores crecen, y esto ha hecho que Zara de un paso más en el empleo de datos en sus estrategias. Ha conseguido desarrollar una tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID). Esta tecnología, recoge los datos de posición de todas las prendas que se encuentran en las tiendas y los almacenes, como si cada una de ellas llevara un pequeño GPS incrustado. Permite identificar las prendas de individualmente durante su recorrido desde las plataformas logísticas hasta su venta, de manera que, cuando un cliente busca una prenda concreta, el personal de la tienda puede saber en tiempo real la disponibilidad del producto en esa tienda u otra cercana. Esto hace posible que, gracias al seguimiento del Big Data, los artículos sean localizados más rápido y con mayor precisión, lo que favorecerá al servicio y a la fidelización de los compradores.

  1. Coca-cola

Emplea el Big Data para establecer precios y mantener cierta consistencia en el sabor de productos ligados a cuestiones naturales, partiendo de datos del tiempo, información de cosechas e históricos de precios. Además, han lanzado una nueva bebida teniendo como base los datos extraídos de los sistemas self-service, los cuales proporcionan información sobre los gustos de los consumidores. Pero esto no es para lo único que utilizan la gran cantidad de datos que recogen sobre los usuarios, llevan años empleándolos para medir la presencia de sus productos y los de sus competidores en las fotografías que son subidas a la red. Una vez que han analizado esta conducta y mediante algoritmos, deciden qué anuncios deben servir a esos internautas. Con esto consiguen que su publicidad posea hasta 4 veces más posibilidades de que hagan clic en ella.