Tag: Ley de Gobernanza de Datos

  • La Ley de Datos, supondrá enormes beneficios para la Comunidad, puesto que estimulará un mercado de datos competitivo, brindará oportunidades a las empresas y hará que los datos sean más accesibles para todos. 

La nueva Ley de Datos propuesta por la Comisión Europea es clave para llevar a cabo una Transformación Digital hacia una economía impulsada por la compartición de los datos, finalizando así, con la exclusividad de la información. Esta nueva Ley de Datos (2022) es un paso más con respecto a la Ley de Gobernanza de Datos de 2020, que recogía estructuras para facilitar el intercambio de los mismos. 

La nueva normativa responde cuestiones sobre quién puede hacer uso de los datos generados por toda la actividad económica de las empresas en la Unión Europea. Además, avalan la igualdad sobre la utilización y el acceso de todos ellos en un entorno digital en el que predomine un mercado con un mayor control de los datos originados. Esta nueva Ley tiene como objetivo principal aprovechar todos los datos generados en la economía. Según Thierry Breton, comisario de Mercado Interior, beneficiará a las empresas, los consumidores, los servicios públicos y la sociedad en su conjunto”.

Una economía europea más justa y fuerte

Con la entrada de esta nueva Ley de Datos se pretende transformar una economía digital basada en la utilización y reutilización de los datos. Breton defiende que este intercambio de datos constituirá la piedra angular de una economía digital europea fuerte, innovadora y soberana”.

En cifras, se prevé un aumento considerable en el volumen de los datos en el año 2025, quintuplicando los generados en 2018. Con este incremento de los datos y su consiguiente reutilización, se aspira a que éstos generen, desde la actualidad hasta el año 2028, un PIB adicional de 270 millones de euros.   

Con ello, se pretende avanzar hacia una economía donde el libre intercambio de los datos sea clave para permitir que cualquier persona, ya sea empresa o consumidor, pueda acceder a datos no personales, usados posteriormente en su propio beneficio y además explica quién y en qué condiciones puede crear valor en función de los datos. Aunque cabe destacar, la creación de nuevas medidas adoptadas sobre este tema de gran importancia, que protegen a las empresas de posibles malas praxis para con los datos.  

En su conjunto, esta nueva Ley fundamentada en la información y en base a las normas, autoriza a sacar el máximo potencial de los datos, creando un mercado común en beneficio de las empresas, el sector público y la sociedad en general, aspirando así a colocar en el punto más avanzado de la sociedad a la Unión Europea. 

La nueva Ley de Datos y las empresas

La nueva Ley establece que la principal obligación para los fabricantes será elaborar sus productos de forma que los datos que se generen por su uso no sean recogidos exclusivamente por ellos, sino que el usuario también pueda tener acceso a esos datos para así, poder compartirlos con terceros y obtener un servicio de calidad más económico si así lo prefieren. Para ello, los fabricantes deberán poner a disposición del usuario esos datos, de manera fácil, segura y transparente.  

A partir de esta obligación, la empresa original, elaboradora de esos datos, podrá ser recompensada por terceros que tengan acceso a los mismos. También, para evitar un mal uso de los datos y que afecte negativamente al fabricante, se instauran garantías. 

En relación con las pymes, se establecen medidas para prevenir el abuso de los desequilibrios en los contratos de intercambio de datos. La Ley de Datos protegerá a estas empresas de las cláusulas contractuales abusivas impuestas por la contraparte, en una situación en la que la pyme no se encuentra en posición de discutir y tiene que aceptar unas condiciones del contrato desventajosas. Es por ello por lo que la inclusión en este tipo de contratos no será vinculante para la pyme. Además, la Comisión Europea, para ayudar a estas empresas a negociar contratos equitativos de intercambio de datos, establece ejemplos de modelos de cláusulas contractuales.  

El Sector Público, por otra parte, tendrá acceso a los datos de las empresas del sector privado en circunstancias excepcionales. Esto se interpreta en la necesidad de acceso a los datos, si no se encuentran disponibles de otra forma, de las empresas debido a desastres naturales que se produzcan de manera fortuita, facilitando así una actuación rápida y eficaz teniendo a su disposición datos de interés, en beneficio de la sociedad.