Tag: Vehiculos

photo-1507146153580-69a1fe6d8aa1

Hoy en día, las empresas optan por añadir más proyectos basados en Inteligencia Artificial o Aprendizaje Automático (Machine Learning). Durante 2019, una empresa en promedio desarrolla hasta 4 proyectos en estas áreas y se prevé que en 2022 pasarán a desarrollar 35 proyectos de media anual. Un claro ejemplo de esta evolución en la Inteligencia Artificial son los asistentes virtuales como Siri, Alexa, Google Home, etc. Y también Facebook, ya que hace poco demostró que su asistente de IA (Aloha) desarrolla su propio lenguaje para comunicarse. Pero, ¿qué avances y tendencias experimentaremos en los próximos años? Repasamos algunos sectores en los que la IA puede cambiar el modo de entender o hacer las cosas.

1. Selección de empleados

La IA podrá recoger y elaborar una gran cantidad de datos para así encontrar a la persona con las características ideales para desempeñar un puesto laboral.

“Este software por lo general trabaja de dos modos: identifica los CVs más prometedores entre lo que puede parecer una avalancha inmanejable, o amplían la red de modo tal que los empleadores puedan encontrar un grupo de candidatos más diverso que el que hubieran elegido solos” – explicó Ted Greenwald, editor del diario Wall Street Journal.

Además del claro ahorro de esfuerzo para las empresas a la hora de elegir candidato para un puesto, los trabajadores podrán realizar un trabajo para el cual están realmente cualificados, de tal forma que se sentirán realizados y serán más productivos.

2. Creación de medicina personalizada

Gracias al Big Data, los médicos podrán adaptar el tratamiento a cada paciente, ya que tendrán acceso a todos los datos del historial médico.

De esta forma se obtendrán mejoras considerables como la optimización del almacenamiento de datos, mejora de la gestión clínica, favorecer la investigación, reducir costes, adelantar soluciones, prevenir posibles problemas, mejorar la coordinación de la atención del ciudadano, luchar contra los fraudes y abusos y la reducción de ineficiencias administrativas clínicas.

Esta debería ser la principal meta de la sanidad, de esta forma obtendría una mayor calidad. Además, las aseguradoras privadas conseguirían notables ventajas competitivas respecto las otras aseguradoras, claro ejemplo es el de Sanitas y su nueva app.

¿Te interesan los beneficios del Big Data en la sanidad? Te invitamos a leer este post

3. Composición automática de música

Se podrá componer música de todo tipo de melodías. Ya existen herramientas para componer melodías personalizadas. Inmamusys es un software desarrollado por los investigadores Miguel Delgado, Waldo Fajardo y Miguel Molina de la Universidad de Granada, España. Este software es capaz de componer música emotiva gracias al uso de técnicas y características de la inteligencia artificial.

Aunque aún la idea de que existan robots compositores queda muy lejos no hay que subestimar el fuerte desarrollo de las nuevas tecnologías.

4. Asistente Virtual

A través del reconocimiento de voz, patrones de rostro y huellas dactilares un agente virtual sería capaz de identificar tu identidad para acceder a cualquier lugar. ¿Cuál es el problema? Sería una de las tecnologías más costosas de implementar en el mundo.

La compañía Nuance Communications lanzó el primer asistente virtual con seguridad biométrica multifactor integrada llamada NINA ID 2.0 que puede identificar a las personas por el sonido de su voz o un “selfie”.

5. Ahorro de energía gracias a la domótica

Gracias a la capacidad de la Inteligencia Artificial de aprender patrones se podrían ejecutar acciones de manera rutinaria como por ejemplo abrir las cortinas a la hora de despertarse, poner música, o ajustar la temperatura del hogar a la hora de llegada del trabajo de los inquilinos, etc.

Además supondría un ahorro de energía al contar con sensores de movimiento a la hora de encender y apagar luces, modificar la intensidad de luz según la hora, y mucho más.

Esta es una de las tendencias con más desarrollo dentro de la Inteligencia Artificial y la robótica.

6. Bitcoins y Blockchain

Similar a un libro de registro virtual, el Blockchain es una base de datos de transacciones creadas para asegurar el uso de monedas virtuales, el bitcoin. Gracias a la tecnología tras el Blockchain no es posible el uso de una moneda más de una vez. De esta forma se asegura la transparencia y la seguridad de las transacciones.

Esta herramienta resuelve el problema del mercado financiero: los activos se registran, se mantienen al día y se ponen a disposición de los reguladores, con lo que se debe modificar toda la industria. El Blockchain plantea una gran revolución no solo en nuestra economía, sino en todo tipo de ámbitos.

7. Vehículos con autonomía

Los coches sin conductor tendrán un impacto en el rendimiento de los fabricantes de automóviles y la planificación del tráfico en las ciudades y carreteras. Los fabricantes de automóviles compiten en una carrera por lanzar el primer vehículo autónomo.

El plazo propuesto es 2020 pero la producción masiva de vehículos se prevé a partir del 2025 debido al precio inaccesible que tendría para el público objetivo. Para entonces la esta tecnología tendrá un precio más moderado. Actualmente Telsa y Google tienen la tecnología que permite conducir un coche de forma automática sin intervención humana.

8. Enseñar y aprender

La realidad virtual, la robótica educativa, los sistemas de tutoría inteligente y aprendizaje online o la analítica del aprendizaje como las tecnologías ocuparán un lugar destacado en las aulas en unos años.

Un claro ejemplo es Duolingo, una app enfocada en el aprendizaje de lenguas extranjeras. Puede detectar errores en el habla, corrige y ayuda a progresar el ritmo del estudiante. La realidad virtual permitirá sumergirse y explorar asignaturas de varias disciplinas sin necesidad de moverse.

En un futuro próximo no será extraño encontrarse una máquina trabajando codo con codo con un científico o de pinche acompañando al chef de un restaurante. Cuesta creer la capacidad de la Inteligencia Artificial para cambiar el rumbo al que estamos acostumbrados hacia un nuevo desarrollo.