Nuestro Blog

Todos acabamos cayendo, por mucho que reneguemos, en las tendencias del momento. Tras un repaso al 2018, y por  lo que hemos podido ir viendo en los primeros días de 2019, os traemos 5 de las tendencias en Marketing Digital que creemos serán las principales de este nuevo año, y que seguro utilizarás en tus próximas estrategias.

1. Vídeo marketing. 

Teniendo en cuenta que a día de hoy, Youtube es el segundo motor de búsqueda más empleado a nivel mundial, todo apunta a que en este 2019 el contenido audiovisual se intensificará y seguirá teniendo una gran aceptación. Para comprobarlo, sólo hay que probar a publicar el mismo contenido en un post y en un vídeo, podemos afirmar casi con total seguridad que el que tendrá mayor alcance y repercusión será el vídeo, a pesar de poseer ambos la misma información. Esto se debe, en buena parte, al tipo de consumo de la información que realizamos actualmente.

Según la revista Forbes, en 2019 el 80% de los vídeos publicitarios será programático, lo que lo convierte en una de las grandes tendencias de este año. Gracias al empleo del Big Data, este tipo de vídeos enfocados a la publicidad permiten al anunciante una mayor segmentación, lo que aumenta la rentabilidad de su inversión. Además, posibilita la comunicación con una audiencia hiperconectada aportándole una experiencia única y hecha a su medida, lo que mejora considerablemente su percepción de la marca.

2. Chatbots

La mensajería instantánea es una de las formas favoritas de los usuarios para ponerse en contacto con la empresas, pero siempre y cuando estas ofrezcan un servicio de calidad que no les haga estar esperando horas tras la pantalla.

Hoy en día, son muchas las empresas que emplean plataformas como Whatsapp Business y Facebook Messenger para estar en contacto con los clientes.  Este tipo de aplicaciones están conectadas a los llamados Chatbots, un tipo de tecnología que es capaz de simular conversaciones humanas utilizando un programa informático.

A través de un Chatbot, la empresa es capaz de automatizar las tareas repetitivas y burocráticas del servicio de atención al cliente, lo que la libera para poder enfocarse a otras áreas que requieren mayor atención. Además, supone un ahorro de costes en personal y  agiliza el servicio.

Entre los inconvenientes que posee, el más destacable es que requiere una gran inversión inicial. Por otro lado, tampoco se puede decir que sea efectivo para todo tipo de servicio o mercado (está principalmente enfocado al E-commerce), pero gracias a la Inteligencia Artificial está consiguiendo poco a poco diversificarse y adaptarse, lo que le convierte en una gran apuesta.

3. Voice Search

Las empresas cada vez van a tener más en cuenta las búsquedas por voz o voice search a la hora de realizar sus estrategias de marketing digital. Esto se debe principalmente a tres factores:

  • El aumento de las búsquedas por voz por parte de los propios usuarios, puesto que suponen un ahorro de tiempo y esfuerzo.
  • El gran impacto en el SEO que genera. Al no tratarse de búsquedas escritas y generar una mayor descoordinación semántica, los buscadores tienen en cuenta la intención y el contexto que hay detrás de la búsqueda, además de interpretar el significado de las palabras. Esto, convierte a la búsqueda por voz en una variable que se debe considerar al posicionar la marca.
  • La incorporación de dispositivos de hogar inteligentes, como Alexa de Amazon. Este tipo de gadget, aporta al voice search otros usos y lo amplía a otros dispositivos, eliminando la exclusividad que poseían los smartphones con este método.

4. Fast content o contenido inmediato

Vivimos en una sociedad acelerada, y así es como consumimos el contenido. Necesitamos algo que se pueda ver rápido y no requiera prestarle atención durante mucho tiempo, de ahí que el contenido en formato audiovisual sea el más consumido: es rápido, no requiere mucha atención, y es de fácil acceso gracias a los dispositivos móviles.

Un ejemplo de este tipo de contenido son los ya conocidos Stories, los cuales  van a seguir siendo tendencia a lo largo de este año. Y es que, no solo Instagram, Facebook y Snapchat serán los que mantengan esta forma de fast content, sino que hasta Google lo va a tener en cuenta en sus resultados de búsqueda al haber creado AMP Stories. Por lo que comentan desde la compañía, el funcionamiento será similar al de Snapchat pero tendrá como objetivo dar la posibilidad a  los editores de contenido de crear de forma más rápida sus artículos en sus dispositivos móviles, pudiendo hacerlos más atractivos para el público al incluir una imagen o vídeo, igual que si lo compartieran en las redes sociales.

Cabe destacar que, el hecho de que sea fast content, no significa que el contenido posea menor calidad, todo lo contrario. Es muy importante que sea útil y aporte un valor añadido al usuario para que este siga consumiéndolo. Por tanto, podríamos decir que es necesario apostar por el contenido inmediato  que además deje huella en el usuario.

5. Realidad aumentada y realidad virtual

En relación con el punto del vídeo marketing, encontramos estos dos conceptos relativamente novedosos pero cada vez más presentes en nuestras vidas. Se trata de tecnología que permite la interacción con el usuario mediante la generación de un entorno visual. La realidad virtual y la aumentada, se están convirtiendo en elementos muy utilizados por las estrategias de marketing de grandes empresas debido a su capacidad de influencia sobre la decisión de compra del consumidor.

Por suerte para las pequeñas compañías, no paran de desarrollarse programas que hacen accesible esta tecnología con la que pueden alcanzar diversos  objetivos como: conseguir interacción e inmersión entre marca y cliente, acercar la experiencia del producto o servicio al usuario o proyectar como característica de la marca la innovación

Un ejemplo de su uso, lo podemos encontrar en ciertos anuncios que se encuentran en Facebook, los cuales nos permiten probarnos productos como gafas o maquillaje desde casa.

La clasificación automática de documentos consiste en utilizar técnicas de Inteligencia Artificial sobre un conjunto de elementos para ordenarlos por clases o categorías. Sin embargo, también se pueden utilizar estas técnicas para asignar un documento a una determinada clase o categoría.

Par llevar a cabo la clasificación automática de documentos primero hay que realizar una extracción de features (características) destinadas a ser informativos y no redundantes. Esto facilitará los pasos posteriores de machine learning en la clasificación automática de documentos. La extracción de características (features) se trata de un proceso de reducción y codificación, donde un conjunto inicial de variables sin procesar (ej. texto en un documento) se reduce a características más manejables para su procesamiento (ej. números) y que se describa con precisión el conjunto de datos original.

Existen diversas técnicas de extracción de features:

Técnica clásicas

  • Term frequency – Inverse document frequency (TF IDF). Se trata una técnica muy utilizada en Machine Learning. para otorgar la relevancia de una palabra en un documento de una colección a través de una medida numérica. Esta medida numérica se utiliza para calificar la relevancia de una palabra dentro de un documento a partir de la frecuencia que aparece en el mismo. La idea en la que se basa esta técnica es que si una palabra aparece frecuentemente en el documento, debe ser importante y se le debe dar una puntuación alta. Sin embargo, si una palabra aparece frecuentemente en otros documentos, probablemente no sea un identificador único, y por tanto, se le debe asignar una puntuación más baja. Aquí, puedes consultar la fórmula matemática.

Nuevas técnicas basadas en Deep Learning:

  • Doc2vec. El objetivo principal de Doc2Vec es asociar documentos arbitrarios con etiquetas. Doc2vec es una extensión de word2vec que aprende a correlacionar etiquetas y palabras, en lugar de palabras con otras palabras. El primer paso es crear un vector que represente el “significado” de un documento para que luego se pueda utilizar como entrada a un algoritmo de aprendizaje automático supervisado y así asociar documentos con etiquetas.

Tras la extracción de features y en base a la información previa que se posea de los documentos a clasificar o categorizar, se podrán realizar diversas técnicas para la clasificación automática de documentos:

  • Clasificación supervisada. Cuando tenemos conocimiento del conjunto de documentos previamente clasificados de forma manual, ésto nos servirán para entrenar al sistema inteligente en la clasificación automática.
  • Clasificación no supervisada o clustering de documentos. Cuando no tenemos información a priori del conjunto de documentos ni de las categorías en las que deben estar clasificados.

Cuáles son las técnicas de clasificación automática de documentos más usadas

Según el tipo de clasificación, existen:

  • Técnicas de aprendizaje supervisado para clasificaciones supervisadas. Estas técnicas intentan reducir una función que partiendo de la colección de documentos (clasificación manual), tomando un documento de entrada sea capaz de predecir la clase o categoría a la que corresponde ese documento. En otras palabras, estas técnicas de clasificación supervisadas parten de un conjunto de documentos ya clasificados de forma manual (conjunto de entrenamiento) y se intenta asignar una clasificación a un segundo conjunto de documentos. Dependiendo del tipo de colección de documento o tipo de documentos a clasificar, se utilizarán unas técnicas u otras, desde algoritmos de clasificación bayesianos, arboles de decisiones, redes neuronales, …
  • Algoritmos de clustering para clasificaciones no supervisadas. Cuando no se disponen de un conjunto de documentos previamente clasificados, se opta por, a partir de las propiedades de los documentos, agruparlos (clustering) según sus semejanzas entre sí.

 

Hace décadas, ya había empresas que recogían y analizaban datos para poder obtener perspectivas y descubrir tendencias de los consumidores. Para ello, plasmaban los números en hojas de cálculo y los examinaban manualmente. Hoy en día, el análisis de datos se realiza mediante sistemas de software sofisticados. Esto permite estudiar una mayor cantidad de datos, reduciendo el tiempo que se invierte en ello y, por tanto, posibilitando a las empresas a tomar decisiones de manera más rápida y eficaz, lo que ayuda al negocio a seguir siendo competitivo en el mercado.

A pesar de esto, muchos son los que siguen asociando aún el Big Data a las empresas de nuevas tecnologías, creyendo que sus aplicaciones no pueden salir de ese mercado.

Ejemplos de implementación de Big Data en grandes marcas

Actualmente, debido a la cantidades dispositivos que nos rodean, estamos constantemente en contacto con grandes cantidades de datos. Este hecho, ha provocado que los grandes casos de éxito de la aplicación del Big Data vengan de la mano de compañías que no tienen nada que ver con el mercado de las nuevas tecnologías. El Big Data y la Inteligencia Artificial son dos conceptos que suelen ir ligados, a continuación os exponemos 4 ejemplos de grandes marcas que los han implementado en sus estrategias de marketing:

  1. Netflix

Esta plataforma utiliza los datos en su gran mayoría para recomendar contenido a sus consumidores, pero también para poder averiguar qué series producir y a qué figuras del mundillo debe fichar. La serie original de Netflix “House of Cards”, ha sido la primera en alcanzar el éxito gracias al análisis previo de grandes conjuntos de datos. A la plataforma, le llevó alrededor de seis años recopilar todos los datos que creían necesarios para realizar una serie que tuviese una gran acogida entre el público. Emplearon dichos datos a cerca de los hábitos de los espectadores para diseñar un contenido que combinara creatividad y Big Data. Esto, ha conseguido demostrar la gran importancia del estudio de los hábitos de los consumidores a la hora de generar productos, contenidos y servicios.

  1. Nike

Uno de los mayores ejemplos de implementación del Big Data a nivel deportivo. Nike, mediante su plataforma Nike+, captura día a día una elevada cantidad de datos que hacen referencia a distintas características de su usuarios. Esto, le permite poder determinar aspectos como el potencial que posee para la marca ese cliente, cuando tendrá este la necesidad de adquirir nuevo producto en función de la actividad física que realiza o cuáles son sus intereses en ámbitos relacionados con el deporte, dándole la posibilidad de mostrarle a los usuarios una oferta de productos y servicios personalizada.

Para recoger los datos, ha desarrollado una serie de dispositivos wearables, los cuales vende a los usuarios como productos complementarios que mejoran su rendimiento físico. Esta tecnología, está interactuando de forma continua con el usuario y las aplicaciones pertinentes, lo que facilita la recopilación de datos y produce una aceleración de todo el proceso.

  1. Zara

Ya en la década de 1980, fue pionera en un concepto de moda conocido como fast-fashion: desarrolló un método de rápida reacción a las cambiantes tendencias de moda, empleando cadenas de suministros basadas en el abastecimiento cerca de la sede para poder acelerar los plazos de entrega.

Pero los nuevos competidores crecen, y esto ha hecho que Zara de un paso más en el empleo de datos en sus estrategias. Ha conseguido desarrollar una tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID). Esta tecnología, recoge los datos de posición de todas las prendas que se encuentran en las tiendas y los almacenes, como si cada una de ellas llevara un pequeño GPS incrustado. Permite identificar las prendas de individualmente durante su recorrido desde las plataformas logísticas hasta su venta, de manera que, cuando un cliente busca una prenda concreta, el personal de la tienda puede saber en tiempo real la disponibilidad del producto en esa tienda u otra cercana. Esto hace posible que, gracias al seguimiento del Big Data, los artículos sean localizados más rápido y con mayor precisión, lo que favorecerá al servicio y a la fidelización de los compradores.

  1. Coca-cola

Emplea el Big Data para establecer precios y mantener cierta consistencia en el sabor de productos ligados a cuestiones naturales, partiendo de datos del tiempo, información de cosechas e históricos de precios. Además, han lanzado una nueva bebida teniendo como base los datos extraídos de los sistemas self-service, los cuales proporcionan información sobre los gustos de los consumidores. Pero esto no es para lo único que utilizan la gran cantidad de datos que recogen sobre los usuarios, llevan años empleándolos para medir la presencia de sus productos y los de sus competidores en las fotografías que son subidas a la red. Una vez que han analizado esta conducta y mediante algoritmos, deciden qué anuncios deben servir a esos internautas. Con esto consiguen que su publicidad posea hasta 4 veces más posibilidades de que hagan clic en ella.

Las recomendaciones forman parte de la cotidianidad de las personas ya sea facilitarnos la decisión de qué película ver, qué zapatos comprar, a qué restaurante ir, o a qué lugar viajar, entre cientos de decisiones que tomamos a diario. Estas recomendaciones pueden desarrollarse empleando tecnologías con técnicas y algoritmos de inteligencia artificial.

En computación, los sistemas de recomendación estudian las preferencias y gustos de los usuarios con el objetivo sugerirles ítems (contenidos) factibles y de interés. Un sistema de recomendación (o “recomendador”) asiste al usuario para filtrar items relevantes de información en base a una serie de criterios u objetivos, ya sean preferencias, gustos o necesidades, que constituyen el perfil personalizado de un usuario determinado. En otras palabras, se trata de un sistema inteligente que ofrece a los usuarios sugerencias (o recomendaciones) personalizadas sobre un determinado contenido (o ítem).

No olvidemos que este es el objetivo principal de un sistema de recomendación: ofrecer contenido personalizado (películas, zapatos, productos, lugares, …) a los usuarios en base a su perfil (preferencias o intereses).

¿Cómo funcionan los sistemas de recomendación?

Estos sistemas de recomendación analizan y procesan datos históricos de los usuarios (gustos, preferencias, patrones de conducta, calificaciones, compras, etc) de una serie de ítems (marcas, productos, contenidos, servicios, precios, etc) y la transforma en información interesante para el propio usuario que necesita tomar una decisión de compra, una consumición o realizar cualquier otra acción. Desde un punto de vista más técnico, existe diversos enfoques para analizar y procesar el perfil personalizado del usuario a través de filtros (algoritmos) colaborativos, filtros basados en contenido, filtros demográficos o filtros basados en el historial del usuario, entre otros. También, existen algunos sistemas de recomendación que hacen uso de un enfoque híbrido combinando varias de estas técnicas.

sistema de recomendacion_spotify

Los recomendadores habitualmente son de tres tipos, pueden basarse tanto en el contenido (ítem) como en interacciones (acciones de usuarios activos) o en un mix de ambos tipos. Veamos en qué consiste cada uno de ellos:

Sistemas de recomendación basados en contenido: Si te gustó el libro “¿Sueñas los androides con ovejas eléctricas?” probablemente te guste la película “Blade Runner”. Este sistema de recomendación se centra en utilizar los contenidos y características de los productos (items o contenidos) para encontrar similitudes con otros productos. Este tipo de recomendador es muy útil cuando un sistema posee escasa información sobre los gustos y preferencias de los usuarios.

Sistemas de recomendación basados en interacciones. Dime con quién andas, y te diré quién eres. Esta es la idea fundamental para comprender en qué consiste este tipo de recomendador. Para realizar una recomendación, el sistema no necesita información acerca de los productos (ítmes o contenidos) sino únicamente acerca de las interacciones que realizan los usuarios. A este tipo de recomendadores se les conoce como sistemas de recomendación colaborativos, ya que se basan en las acciones que realizan otros usuarios (colaboradores) para ofrecer una recomendación personalizada al perfil de un usuario. Sirve para realizar predicciones automáticas a partir de la recopilación de interacciones de otros consumidores con interese comunes.

Sistemas de recomendaciones híbridos. Se trata de una combinación de ambos recomendadores. Un claro ejemplo de un sistema de recomendación basado en contenido y en interacciones es la plataforma Netflix. Por un lado, el dashboard de la app te muestra una parrilla personalizada donde te recomienda qué serie, documental o película ver en base a los contenidos que has visto (si ves varias películas de ciencia ficción, te recomienda películas del mismo género). Y por otro lado, en base a las películas vistas de otros usuarios similares a tus preferencias, te recomienda películas que quizás son de otros géneros pero que en base a las similitudes con otros usuarios te propone otras película que visionar. Otros ejemplos pueden ser Amazon o Spotify, que realizan sugerencias en sus apps en base a lo que otros usuarios consumen y a tus consumos.